miércoles, 10 de septiembre de 2008

Boludeces

Intento convencerte, querida mistress. La lejanía me lo complica pero yo persevero, gentil mistress. Intento convencerte de mis sueños, de mis realidades dormidas. Y por eso te digo de embotellada manera,

Un día soñé que despertaba.

Y estabas allí, precisa e interminable. Te habías dejado la sombra en cualquier lado y la gente te miraba mientras paseábamos. Ellos con sus cuchicheos, tu con tus sonrojos y yo, burlándome un tanto.

Debajo de un árbol cualquiera, dejamos que el tiempo se aburriera. Algo leimos, algo nos contamos, no estoy seguro de qué.

Luego nos volvimos andando con un poco de prisa. Tu tenías frío. Yo tenía hambre.

Al llegar a casa, mientras preparabas cualquier cosa en la cocina, tendido en el sofá regresé al sueño en el que yo dormía.

Y volví a perderte


y por eso trato de convencerte de que está mañana, aún me siento más solo.

"Eso te pasa por machista" ha sido tu única respuesta. La acompaña una sonrisa, no se si tierna o cruel.

8 comentarios:

Ana di Zacco dijo...

Claro, si hubiera usted ayudado en la cocina, no habría vuelto a soñar y no la habría vuelto a perder.
Pero hay que ser machista, sobre todo el hombre. Y la mujer más aún.
Inspirado, don Joseph.

Arcángel Mirón dijo...

Eso de "boludeces" es muy argentino.

¿Querés que le alcance una botella con mensaje a alguien de por acá?

Nicolás dijo...

Qué guay. Pero seguro que es una pendejada. En fin.

Anónimo dijo...

Utiliza el celular y dile que vuelva, a la ensalada le falta el condimento que le da ella

medio cobain dijo...

para saciar el hambre aléjate de la cocina. sé machista, sí, y átala suavemente a la cama para devorarla y caer luego en un profundo sueño del que despertareis... hambrientos de nuevo los dos

salud-saludos

Benjui dijo...

Joder con los comentarios de tus lectores, náufrago.

Me gustaría que alguien me explicara la necesidad del machismo, porque no le veo yo la gracia por ningún lado.

Qué tendrá que ver el culo con las témporas, el machismo con tenerlos bien puestos y el sexo con un orden social castrante para unos y otras.

Trenzas dijo...

Leer la enumeración de las islas que ves desde la tuya, o veías en el post anterior, ha sido una gozada.
Y esta manera embotellada de relatar un sueño o escribir un poema, ha sido igual de gratificante.
Me he quedado enganchada a esa "precisa e interminable" presencia.
Muy buenos posts, naúfrago.
Abrazos sin embotellar.

Bito dijo...

Muy buena su contestación. Ya verá como la próxima vez, cuanto menos, la ayuda.

Template Design | Elque 2007