miércoles, 9 de abril de 2008

Proclamación

Hemos redactado entre los dos un Testamento. O una Declaración.

Conscientes de que la vida es una concatenación de azares que un día te colocan en un lado y al día siguiente te descolocan de cualquier sitio, pensamos que sólo sobre la muerte se puede suscribir un compromiso sin miedo a olvidarlo o a traicionarlo.

Uno ha escrito el texto y el otro lo ha corregido, pero no recuerdo quién hizo cada cosa. Incluyo las correcciones entre paréntesis para distinguirlas del texto legal, porque creo que, por mucho que el Notario sólo firme lo primero, sin lo segundo no tiene demasiado sentido. Al menos no mientras no se establezcan unas tarifas para las notas simples que puedan emitirse respecto de los sentimientos de cada cual.



Por la presente botella

(yo creo que añadir botella le resta solemnidad a la declaración, pero bueno, como tu veas),

Ella y él...

(y viceversa)

Náufrago y Náufraga para más señas...

(y viceversa otra vez)

amantes y amados ...

(y amados y amantes. Yo creo que deberías de empezar ya)

adquieren el compromiso ineludible...

(uno que va desde lo microscopico a lo universal, pasando por lo anodino y lo importante)

de que si por lo que fuera alguno de los dos consintiera en morirse...

(a veces pasa, mi vida, incluso los marqueses se mueren alguna vez que otra, o eso dicen)

aquel que le sobreviviera...

(podrías llamarle de otra forma: tu, yo, el que no descansa, el insomne, el errante)

adquirirá el compromiso ineludible...

(y trágico)

de organizar las exequias del difunto...

(o difunta)

conforme al siguiente ritual.

(ole)

Se escogerá un día de cielos despejados...

(malo será morirse en Escocia, entonces)

y justo al atardecer...

(cuando las nubes se ruboricen, cuando ya no quepan más colores que descubrir)

en medio de la playa...

(en medio de un mundo ya para siempre muerto)

se depositará el cuerpo del finado...

(se enterrarán las ganas y los afanes)

y se dejará caer lentamente en el interior de un hoyo exacavado para la ocasión

(pero antes te daré un beso con los labios ardientes para que los tuyos se calienten un poco. te cogeré tu mano con la mía abrasada para que no se te queden frías allí abajo, tan abajo)

Luego, una vez rellenado el hueco,

(que ya no estara hueco)

el superviviente se tumbará justo encima y se dejará hundir hacia el fondo...

(hacia tí, hacia todo. Suavemente y sin barro).

Y nunca confesaremos

(nunca, nunca)

si allí abajo

(o allí arriba)

viven los muertos o mueren los vivos

(¿?)

pues no queremos que nadie interrumpa nuestra eternidad.

(que estupendo que te pones a veces, mi vida)


Firmado: La Náufraga. El Náufrago.

(y viceversa de nuevo)

12 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

Magnífico. Extraordinario.

Benjuí dijo...

Pobre del notario que tenga que avalar semejante compromiso: se le van a caer los palos del sombrajo y no se va a recuperar en un tiempecito.

Ana di Zacco dijo...

Cómo le envidio a veces, don Náufrago. Por el testamento no: por cómo escribe usted desde que está en esa extraña isla, sí. ¿Le sirve la envidia sana como piropo? (¿existirá realmente una envidia que sea sana? Siempre me lo he preguntado)
Pues eso.

fdevalois dijo...

Como albacea de las ediciones de Pope (uno de cuyos ejemplares vendiste a cierta princesa a bordo de un navio cuyo destino,segun creo, era la India)te felicito por haber vuelto a este mundo.Tu blog está muy interesante.Me gusta.Saludos.

Ligeia dijo...

Sigues siendo muy bueno. En serio. Y lo malo (o lo bueno, que nunca se sabe) que cada día más.

Un beso fuerte!

Dédalus dijo...

El sueño de todos aquellos que naufragan de la mano en el amor es que éste sea eterno.
Y viceversa.

Muy bueno, Cartaphilus.

Chisme Cotilla dijo...

Me mola, lo que si he de hacerte notar es que he notado al leer este excelente post y tu no se muy bien, si solo comentario o también petición, es un acercamiento al tema de la muerte, gran tema por cierto.
Te debo un responso, que lo sepas, y ese responso que te debo, te lo voy a pagar.

sergisonic dijo...

Estos días me pesiguen borradores de convenios urbanísticos: la primera versión; la corrección de la primera versión, que es la segunda versión; la primera corrección de la segunda versión; la segunda corrección de la segunda versión, que es la segunda corrección de la corrección de la primera versión...

Nosotros los diferenciamos por meses y años. pero yo he añadido la diferenciación por colores. porque sino, es para volverse locos.

Y en esta botella convenida por ustedes... Pues no me pierdo. No necesito colores. Y hay cosas entre paréntesis que me gustan mucho.

Abrazo sónico barcelonés

Chan ta ta chan dijo...

her:)

http://es.youtube.com/watch?v=sfBw0IWwO5U

irene dijo...

Muy romántico, muy poético, morir juntos, pero... ¿cumplirá el Testamento o Declaración aquél que no consienta en morir primero?
Yo no me fiaría, ¡qué incrédula soy! o que poco romántica, o que..., digamos, poco joven.
Un abrazo.

Trenzas dijo...

Si el poema, disfrazadod e contrato de abajo, ya era bueno, aquí te has superado.
Una cualidad que valoro muchísimo es la ternura y, Sr. Cartaphilus, a usted la ternura le sale hasta por las orejas.
Le sientan muy bien los aires isleños :)
Eso; que me encanta como dices lo que dices y que espero que sobreviváis los dos eternamente.
Un abrazo, náufrago.

NataLia dijo...

Llegado el momento no sé yo si....pero, bueno...lo encuentro de lo más romantico...
Un beso

Template Design | Elque 2007